• Carolina Bianco

La importancia de la estructura

¿Cuál es el sentido del término estructura? 


El término estructura está presente desde los inicios en la obra de Lacan, pero se trata de un concepto que fue creciendo y enriqueciéndose a medida que su elaboración teórica avanzaba. En esos primeros momentos, en los años treinta, Lacan hablaba de estructura al referirse a las relaciones sociales y el término tenía un sentido intersubjetivo (la relación en sí) y un sentido intrasubjetivo (que es el modo en el que internalizamos esas relaciones, por ejemplo en el Complejo de Edipo).

¿Por qué este es un punto importante para pensar las elaboraciones de Lacan? Porque en esta idea de la estructura en las relaciones vemos como, para él, todo se determina y se establece a partir de la posición de ese sujeto en relación a otros, en relación a los significantes. No hay nada que sea intrínseco al sujeto, no hay una esencia, sino que todo se construye en la relación. También ya desde los inicios, Lacan critica al psicoanálisis por haberle dado demasiada primacía al campo de lo imaginario y así haber descuidado las cuestiones estructurales. Es ahí donde empezamos a ver su énfasis en el plano simbólico. 

Un poco más adelante, en los años cincuenta, el término estructura comienza a relacionarse más íntimamente con el lenguaje. Lacan revisa sus ideas apoyándose en la lingüística estructural saussureana. En esta teoría, lenguaje se entiende como un sistema donde las unidades son definidas en virtud de sus diferencias con otras unidades o sea que no hay un término, una unidad que tenga una esencia, sino que cada unidad se constituye puramente en virtud de sus diferencias y relaciones con las otras unidades.Este pasa a constituir el sentido nuclear del término estructura en su obra. 


Entonces, cuando hablemos de estructura vamos a hablar de relaciones fijas entre posiciones que, en sí mismas, están vacías. No importa qué elementos ocupen esas posiciones después, las relaciones van a ser las mismas. Lo que define a los elementos es su posición dentro de la estructura. 


Al igual que la mayoría de los analistas y psiquiatras, Lacan plantea tres categorías clínicas: neurosis, psicosis y perversión. La diferencia es que él se aleja de la enumeración de síntomas y toma el concepto de estructura para explicarlas. Las experiencias que un sujeto atraviese en los primeros años de vida, el lugar que ocupe en las relaciones, van a llevar a que se posicione de cierta manera frente a los Otros y frente a la falta. Así es que estos modos de vincularse quedarán fijados en la estructura del sujeto. Cuando se establece, la estructura es inamovible, no puede modificarse. 

Hay dos puntos muy muy importantes a tener en cuenta sobre la estructura: la primera es que las categorías son excluyentes, no se puede ser neurótico y psicótico a la vez; la segunda es que estas categorías incluyen todas las posiciones posibles que un sujeto puede tener frente al Otro.

La cura analítica: ¿Cómo afecta a la cura el modo de pensar las estructuras clínicas? 


Hasta ahora hablamos de la definición de un concepto. ¿Cuál es la relevancia de estas ideas? En otro artículo ya hablamos de cómo la noción psicoanalítica del inconsciente viene a romper con la idea de normalidad que se tenía hasta el momento. Pero, aunque Freud establece que todos somos un poco neuróticos, no termina de renunciar a la idea de normalidad. Freud diferenciaba a la neurosis de la normalidad, haciendo una distinción puramente cuantitativa. Para decirlo de algún modo, en el sujeto “neurótico” había un exceso de algo que en el “normal” estaba en su justa medida. O sea que, si bien no había una diferencia de base, estructural, sí planteaba a la neurosis como una enfermedad que podía curarse. La conceptualización lacaniana de estructura va un poco más allá, porque plantea que estructuralmente no hay una normalidad posible. O se es neurótico, o se es psicótico o se es perverso, no se puede estar por fuera de eso. Entonces, al hablar de la neurosis como una estructura, Lacan cuestiona la distinción entre normalidad y neurosis que planteaba Freud. 

Esto tiene un impacto concreto en nuestro trabajo cotidiano, en nuestro modo de intervenir, en los objetivos de un análisis y en cómo pensamos al sujeto. La estructura no puede modificarse, no podemos dejar de ser neuróticos. Esto es central a la hora de pensar la meta de una cura analítica porque nuestra meta no es erradicar la neurosis; no podría serlo porque modificar la estructura no es posible. Nuestra meta será lograr una modificación en la posición del sujeto frente a su neurosis, frente al malestar que vive dentro de su estructura.

Para estudiar la conceptualización de la estructura les recomiendo que lean el Diccionario de psicoanálisis lacaniano de Evans. Ahí van a encontrar referencias a los lugares de la obra de Lacan donde trabaja el tema. 

0 vistas
CONTACTO

lapsuspsicoanalisis@gmail.com

Buenos Aires, Argentina

© 2019 - Lapsus Psicoanálisis

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now